De los analgésicos a la sostenibilidad del sistema nacional de salud

Suenan maitines en el Monasterio de Pedralbes. Algunas monjas clarisas aceleran el paso hacia el Oratorio. Desde su fundación en 1327 no dejarán de hacerlo hasta 1983 cuando el último hábito abandone este impresionante recinto del Gótico catalán ubicado en el apacible barrio barcelonés de Pedralbes. Justo allí al lado, en una casita ubicada en el número 23 de la calle Monasterio, el Grupo Gebro abre su filial española Laboratorios Gebro Pharma en la Navidad de 2002. Sergi Aulinas, José Luís Guerrero, Luís Redondo, Carmen Bori, Vicente Ferrer, José Antonio Poch y María Victoria Domínguez suben la persiana entre cosquilleos de nervios e ilusión. Eran un grupo de siete directivos con experiencia que se unen a los Broschek en la creación de Gebro España sumando capital austríaco y español.

Pascal Broschek había estado dos años en Barcelona con motivo de la comercialización de Seractil y, ¡claro!, siendo un austríaco enamorado del sol pensó expandir su negocio en nuestro país. El Grupo Gebro culminaba así la internacionalización con un enclave en el Sur de Europa.

Aquel mismo año entraría la primera promoción de 30 visitadores médicos. ¡Empieza la aventura! Recogiendo la tradición original de los analgésicos, los primeros productos de Laboratorios Gebro Pharma curan el Dolor. Otros, apuntan al corazón e incluso nos atrevemos con la promoción comercial de un protector estomacal.

De su madre austríaca, la filial también hereda su espíritu emprendedor. El negocio crece. Actualmente se ha consolidado como una de las compañías de referencia en el mercado farmacéutico español, especialmente dentro de las áreas del Dolor y la Reumatología, nuestro principal ámbito de conocimiento. Además, estamos presentes en Urología, Respiratorio y Dermatología, y tenemos nuevos proyectos en otras especialidades.

Más de quince años después seguimos mejorando la vida de más pacientes a través de exitosas experiencias en co-promoción, co-marketing y acuerdos de distribución en exclusiva. Pero no nos conformamos sólo con eso. Sumamos años y también reafirmamos nuestra apuesta por la innovación. Trabajamos de cerca con centros e institutos de investigación, startups y líderes de opinión nacionales con el objetivo de reforzar e impulsar la actividad investigadora de nuestro país. Nuestra máxima es intentar optimizar lo que ya existe, identificar posibles mejoras y traducirlas en soluciones.

“Apostamos por las sinergias entre equipos, por la colaboración, así como la reinversión de los beneficios en España como parte de nuestra contribución a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

También cruzamos fronteras. Fruto de nuestro compromiso con la I+D, en 2018 firmamos el primer acuerdo con una biotech internacional, un acuerdo a nivel de grupo Gebro con el que la compañía ampliaba su portfolio en un área estratégica como reumatología.”

En 2019 alcanzamos otro milestone con un producto propio para Reumatología, que llegará a toda Europa, y que se ha diseñado desde la Avenida Tibidabo

Nuestro modelo es simple: compromiso con pacientes, profesionales sanitarios, colaboradores y partners. ¡Sólo así se consiguen resultados de forma ética y sostenible! Y todo ello lo hacemos siguiendo los valores desde Austria en cuanto a la calidad de nuestros productos, el respeto al medioambiente y el mantenimiento de nuestra propia identidad corporativa.

Aquella pequeña congregación que empezó en la calle Monestir tiene ahora 165 profesionales. La casa se quedó pequeña y en 2009 nos mudamos a la Avenida Tibidabo número 29, una calle con capítulo propio en la historia a la industria farmacéutica. Acércate. Te invitamos a entrar en la casa del notario Adrià Margarit.